Actas de Finiquito por Jubilación Patronal

El beneficio de jubilación patronal a cargo de los empleadores se encuentra tipificado en el Código del Trabajo (artículos 216 al 219; y artículo 188 para el caso de pago proporcional) y normado por el Acuerdo Ministerial No. MDT-2016-0099.

El pago de este beneficio consiste en entregar una pensión mensual vitalicia a los trabajadores que hayan laborado para el mismo empleador de forma continua o interrumpida durante 25 o más años y su relación laboral haya finalizado. Adicionalmente, se establece que en caso de despido intempestivo, el trabajador tiene derecho al beneficio de forma proporcional cuando haya cumplido entre 20 y 25 años de servicio.

Si bien es cierto, el pago del beneficio es a través de una pensión mensual vitalicia, la ley permite el pago de un monto único o fondo global equivalente a dichas pensiones vitalicias. Por tales características, condiciones y opciones es necesario que la determinación de estos valores se realice a través de un estudio actuarial debidamente fundamentado y los mismos sean presentados a través de un acta de finiquito puesto que la ciencia actuarial permite, entre muchas otras cosas, determinar la mejor estimación de probabilidad de supervivencia de una población y poder determinar así los coeficientes de renta vitalicia requeridas para el pago de este beneficio cualquiera que sea la forma acordada entre las partes involucradas.

Una vez que se conocen los valores a pagar, mediante acta transaccional, se formaliza y legaliza el pago acordado entre las partes según el acta de finiquito ante notario o autoridad competente cumpliendo así con la obligación patronal.

Es importante mencionar que el beneficio de jubilación patronal es de pago obligatorio, aún si la terminación laboral fue por visto bueno, fuerza mayor o caso fortuito. Por otra parte, si un trabajador activo fallece estando en funciones, a pesar de haber acumulado 25 o más años de servicio, no tiene derecho al pago de la jubilación patronal pues no pudo acogerse a este beneficio.

La jubilación patronal se caracteriza por ser un beneficio por retiro y por ello su pago está relacionado, entre otros factores, a la remuneración que percibió el trabajador durante sus últimos 60 meses de actividad. El objetivo de una pensión vitalicia en un beneficio por retiro es que exista una tasa de reemplazo (relación entre pensión calculada y promedio de remuneración) suficiente para que el extrabajador pueda conservar en cierta medida la “calidad de vida” a la que tenía mientras estaba en labores. Por tal motivo, la normativa ecuatoriana no establece techo máximo para la jubilación patronal y SÍ establece un valor mínimo que puede ser de US$20 o US$ 30 según se haya o no acogido a la jubilación de la seguridad social.

ACTUARIA pone a disposición su equipo de trabajo para poder elaborar actas de jubilación patronal y el acompañamiento en el proceso de legalización, en caso de ser necesario, a través de su aliado estratégico ANKLA.

 

Autor: José Luis Bedón, consultor

 



Avatar
Author: ACTUARIA
Gestionamos servicios actuariales y de consultoría empresarial, en base a estándares de calidad y en forma oportuna, mejorando continuamente nuestros procesos, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

6 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.