Coberturas y Requisitos del Seguro de Invalidez Vejez y Muerte del IESS

El Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte representa una de las coberturas más importantes del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), debido a que concentra la mayor cantidad de recursos de esta institución; y a su vez, ha recibido mucha atención y generado polémica en los últimos años por su delicada situación financiera.

Seguro de invalidez

Esta cobertura otorga el derecho a la pensión por invalidez del afiliado activo, cuando ha sido calificado como tal por el IESS. Se inicia una vez que el solicitante se encuentre cesante, siempre y cuando no esté percibiendo los subsidios por enfermedad o transitorio por incapacidad. Se considera inválido al asegurado que, por enfermedad o por alteración física o mental, se encuentre incapacitado para realizar un trabajo acorde con su capacidad, fuerzas y formación teórica y práctica.
Comprobada la incapacidad a través del Comité Nacional Valuador, este Seguro concede una remuneración de por lo menos el equivalente a la mitad de la remuneración habitual, que perciba el trabajador sano en condiciones laborales similares.
Las pensiones mínimas de invalidez se establecen de acuerdo con el tiempo aportado, en proporción del Salario Básico Unificado (SBU) del trabajador en iguales condiciones que las pensiones por vejez.

Se aprueba el derecho a pensión de jubilación por invalidez total y permanente, por incapacidad absoluta y permanente, para:

1. El afiliado que haya aportado un mínimo de 60 imposiciones, de las cuales 6 deben ser inmediatamente previas a la incapacidad (consecutivas). También cuando la incapacidad sea sobrevenida en la actividad o en el periodo de subsidio transitorio.

2. El afiliado cesante que haya aportado un mínimo de 120 imposiciones mensuales, siempre y cuando no sea beneficiario de otra pensión jubilar del IESS. También tiene derecho cuando la incapacidad se produce dentro de los 24 meses posteriores al cese en la actividad o al vencimiento del periodo de subsidio transitorio por incapacidad, cualquiera que sea la causa que la haya originado.

Seguro de vejez (jubilación)

La jubilación por vejez es la protección que el sistema ha establecido a favor de los asegurados, para cubrir el riesgo de vejez, siempre que estos hayan cesado en el empleo o servicio sujeto al seguro social y que hayan cumplido con los requisitos previstos en la Ley y en la normativa interna. La jubilación por vejez consiste en un beneficio de pensión vitalicia y la cuantía de la pensión inicial depende del tiempo de afiliación y el promedio de los sueldos de los cinco mejores años de aportación.
Los jubilados también tienen derecho a las pensiones adicionales correspondientes a la décimotercera y décimocuarta pensiones, así como a solicitar préstamos quirografarios y a recibir asistencia médica integral, odontológica y farmacéutica, a cargo del Estado. Las pensiones mínimas y máximas se establecen mediante el tiempo de aportación en proporción del Salario Básico Unificado (SBU) del trabajador.
A continuación se presentan los requisitos de edad y número de aportaciones mensuales que los afiliados deben cumplir para poder acogerse al beneficio de jubilación:

IESS_tabla | ACTUARIA

Fuente: Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social

 

Es decir, si el afiliado ha realizado 480 aportaciones, equivalente a 40 años de aportación, podría acogerse al beneficio de jubilación, sin la necesidad de cumplir 60 años. Por ejemplo, si un afiliado ha aportado desde los 18 años de manera continua, podría jubilarse a través del IESS a los 58 años de edad.
Por otro lado, si el afiliado empezó a aportar más tarde, se podrá acoger al beneficio de jubilación a una edad más avanzada. Por ejemplo, si una persona se afilió desde los 50 años, tendrá que esperar a los 65 años para jubilarse y realizar 15 años de aportes interrumpidamente. Así mismo, un afiliado podrá afiliarse desde los 60 años y aportar 10 años seguidos para poder acogerse al beneficio a los 70 años.

Seguro de muerte

A la muerte de un trabajador afiliado que hubiere cumplido con los requisitos exigidos, el IESS deberá otorgar pensiones de montepío o seguro de sobrevivientes, así como pensiones de viudedad y orfandad.
Si se trata del fallecimiento de un jubilado, la pensión se paga automáticamente, mientras que si el afiliado es activo, el derecho nace siempre que el causante hubiera cumplido con un mínimo de 60 aportaciones mensuales o el siniestro se produzca dentro del período de protección.
La pensión de viudedad es igual al 40% de la pensión de invalidez o de vejez que gozaba el fallecido o de la que habría tenido derecho a la fecha de presentarse el acontecimiento.

 

ACTUARIA



Author: ACTUARIA
Gestionamos servicios actuariales y de consultoría empresarial, en base a estándares de calidad y en forma oportuna, mejorando continuamente nuestros procesos, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.