La importancia de las vacaciones y su impacto en el mundo laboral

En el Ecuador, todos los derechos laborales son fundamentales; ya que, se encuentran estrictamente vinculados con el respeto a la dignidad humana, salud física y mental de los trabajadores. Es por ello que, el derecho a las vacaciones anuales remuneradas otorgadas a los trabajadores que cumplan con los requisitos de Ley, es irrenunciable; y toda estipulación en contrario a este derecho será nula. Aun cuando la Ley puede lucir clara al referirse a este derecho laboral, en la práctica, en algunas ocasiones de manera incluso involuntaria puede incumplirse y dar lugar a un riesgo laboral. En el presente artículo se hará una revisión analítica del marco conceptual sobre las vacaciones en el Ecuador y en adición, se planteará una solución para la problemática expuesta.

En Ecuador, así como el derecho a gozar las vacaciones anuales remuneradas está consagrado en la Constitución de la República del Ecuador de 2008; según el artículo 33 de esta carta magna, “El trabajo es un derecho y un deber social, y un derecho económico, fuente de realización personal y base de la economía. El Estado garantizará a las personas trabajadoras el pleno respeto a su dignidad, una vida decorosa, remuneraciones y retribuciones justas y el desempeño de un trabajo saludable y libremente escogido o aceptado”. El mismo cuerpo legal también regula aspectos específicos relacionados con las vacaciones; como su duración, el cálculo, los períodos para tomarlas, la acumulación de vacaciones y la compensación por vacaciones no disfrutadas.

En específico, el Código del Trabajo, desde su artículo 69, establece de forma explícita el derecho a las vacaciones anuales remuneradas, especificando que “Todo trabajador tendrá derecho a disfrutar anualmente de un período ininterrumpido de quince días de descanso, incluyendo los días no laborables”. Asimismo, este artículo nos menciona que, una vez pasados los 5 años que una persona trabaje en la misma empresa o bajo el mismo patrono, adicionalmente tendrá 1 día más por cada año excedente o podrá recibir una compensación monetaria. Los días complementarios por la antigüedad de los trabajadores no podrán exceder el número de 15 días; en otras palabras, un trabajador puede llegar a tener hasta 30 días de vacaciones por su antigüedad siempre y cuando lleguen a un acuerdo con la empresa dado que la ley dentro de su artículo 70, otorga el poder de elección entre días adicionales de vacaciones o contribución monetaria.

Es importante mencionar que el pago de las vacaciones debe realizarse en la misma forma y período en que se paga la remuneración normal del trabajador, es decir, de manera oportuna y puntual. La liquidación para el pago de vacaciones se calculará considerando la veinticuatroava parte del total de remuneraciones percibidas por el trabajador en un año completo de trabajo, incluyendo horas ordinarias, suplementarias, extraordinarias y cualquier otro tipo de remuneración accesoria. Si el trabajador no ha podido disfrutar de sus vacaciones, se le pagará la parte proporcional correspondiente. En el caso de que el empleador se liquide y no haya recibido sus vacaciones, la empresa pagará la parte proporcional al tiempo de servicio.

La ley en el Ecuador es clara al definir el derecho de las vacaciones anuales como irrenunciable y en lo posible no puede ser compensado con dinero, debido a que es destinado para preservar el bienestar físico y mental, así como para garantizar el pleno disfrute del tiempo libre; salvo lo dispuesto en los artículos 74 y 75 del Código del Trabajo en donde nos menciona la postergación de las vacaciones y acumulación respectivamente. A medida que el empleado vaya teniendo antigüedad dentro de la compañía su cargo suele condicionar sus vacaciones debido a que se vuelve difícil reemplazar sus actividades cotidianas; para esto el marco legal nos menciona que el empleador puede postergar y el trabajador puede acumular sus vacaciones hasta 3 años consecutivos o recibir la remuneración no gozadas en un 100% de recargo.

Por otro lado, fuera de que el empleador decida reconocer este derecho en días vacacionales o pago monetario; financieramente implica un riesgo a considerar para las empresas.

Es por esto que recalcamos la importancia de una gestión efectiva de las vacaciones. Para comprender mejor lo antes mencionado, podemos observar el siguiente ejemplo:

Supongamos que un trabajador que percibe una remuneración de $1,000 ha alcanzado un año de servicio para el mismo empleador, teniendo derecho al goce de sus vacaciones y efectivamente ha gozado de las mismas. Entonces, tendría 15 días disponibles y 15 días gozados, representados de la siguiente manera:

Con el mismo ejemplo, ahora supongamos que alcanza su segundo año de servicio y por lo tanto tiene derecho a un nuevo periodo de vacaciones. De la misma manera consume la totalidad de días disponibles, pero su remuneración se ha incrementado en un 5%. Entonces tendríamos sus obligaciones representadas de la siguiente manera:

El crecimiento de la obligación en este caso, sería atribuible únicamente al incremento de remuneración.

Ahora bien, supongamos que, para el tercer año de servicio de esta persona, además de un nuevo incremento de remuneración, no goza la totalidad de sus vacaciones, generando un pasivo laboral por los días marcados en amarillo:

Bajo este escenario, existiría un valor no utilizado y se empezaría a generar un pasivo laboral representado como reserva acumulada.

Finalmente, bajo el supuesto de que la entidad no liquidó en efectivo el valor de vacaciones no gozadas y el trabajador completa un año adicional de servicio, entonces las obligaciones laborales quedarían representadas de la siguiente manera:

Si se proyecta ese comportamiento hasta los 20 años de servicio, el crecimiento de reservas sería el siguiente:

 

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES:

Como se puede observar, dado que existe la posibilidad de acumular las vacaciones no gozadas y que estas no necesariamente sean pagadas monetariamente existe una obligación (pasivo) laboral eventualmente no revelado para las entidades que no tienen identificado este riesgo. De acuerdo con el ejemplo, para el octavo año, la obligación de pago de vacaciones ya será equivalente a una remuneración adicional del empleado. Es por ello que se recomienda se pueda realizar un análisis sobre la cuenta de vacaciones y de ser el caso, aplicar las técnicas actuariales para poder determinar un valor lo suficientemente fiable como para determinar un pasivo que sirva para poder atender posibles pagos futuros derivados de los sucesos antes detallados.

Con el fin de poder determinar políticas y lineamientos específicos aterrizados a la realidad, algunas entidades han decidido realizar un estudio actuarial por concepto de vacaciones observando el comportamiento histórico del personal. De esta manera, con el acompañamiento de ACTUARIA se ha podido determinar el pasivo laboral que se registra en sus EEFF permitiendo así tener una revelación integral de realidad económica de la entidad.

Es importante tener en cuenta que los valores del ejemplo se representan en dólares dado que existe la opción de pago para esas vacaciones no gozadas. Sin embargo, se puede también utilizar los días y así la obligación monetaria disminuiría. Pero, existiría un nuevo problema en caso de que si se llegan a acumular demasiados días por períodos entonces solamente para el quinto año (del ejemplo), la compañía debería permitir que el trabajador tome vacaciones por 30 días en caso de no disponer de los valores de efectivo para atender el pago.

 

 

Autor: José Luis Bedón, Coordinador Senior de Pasivos Laborales.

 

Bibliografía: 

 

 

 



ACTUARIA
Author: ACTUARIA
Gestionamos servicios actuariales y de consultoría empresarial, en base a estándares de calidad y en forma oportuna, mejorando continuamente nuestros procesos, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.