Impactos de la pandemia en los hábitos de trabajo

 

Por muchos años, se ha considerado que espacios físicos distribuidos en áreas de trabajo o cubículos individualizados ha sido el modelo ideal de la administración de personal. No es sino hasta hace algunos años atrás, que se empieza a considerar en el mundo; una nueva tendencia denominada teletrabajo, home office o trabajo remoto.

La tendencia mundial revelaba experiencias exitosas bajo esta modalidad, para aquellas posiciones en las que el horario flexible es una opción y cuya ejecución de tarea es fácilmente medible, ya que en este esquema el resultado del trabajo es más importante que el tiempo que se dedica a ejecutar la tarea. Esta forma de administración de talento atrae principalmente a las nuevas generaciones de trabajadores en la que parte de su filosofía de vida es encontrar el balance perfecto entre su vida personal y familiar.

Quien imaginaría que años más tarde nos encontraríamos frente a un escenario en el que la forma tradicional de trabajo se volvió un peligro dejando de ser la mejor opción. De tal forma, que el teletrabajo emerge como la alternativa más viable para mantener reuniones, capacitarse a través de plataformas digitales, video conferencias, entre otras actividades.

El teletrabajo emergente tomó por sorpresa a un sinnúmero de organizaciones que no tenían dimensionado su impacto dentro de sus planes de trabajo ni beneficios para su personal. Para otras organizaciones, el término aparecía de manera incipiente en sus planes de negocio. Lo cierto es que, esta modalidad de trabajo ha sido adoptada principalmente para aquellas organizaciones en las que la presencia física en una oficina o fuera de ella, es irrelevante a la hora de generar ingresos.

Bajo este esquema, uno de los desafíos en materia de recursos humanos, es mantener un buen nivel de realización personal de los trabajadores ya que pueden manifestar cierta frustración por la forma en la que se realiza el trabajo y en la medición de resultados. De igual forma, es importante poner atención al riesgo de la doble presencia que se origina por el aumento de la carga de trabajo generado por las actividades familiares.

En aquellas realidades organizacionales en las que el retorno progresivo al trabajo es inevitable, es importante realizar una planificación eficiente de la transición con el objetivo de evitar reacciones adversas naturales del ser humano provocadas por el miedo y por el deseo de mantener el bienestar personal y laboral. El proceso de adaptación para que el miedo no controle nuestras vidas y la adaptación permanente al cambio son disyuntivas a las que los trabajadores se verán expuestos.

Cabe señalar que ante cualquier modalidad, la administración por objetivos es vital bajo los nuevos escenarios de trabajo.

 

Autora: Karla Encalada, subgerente Desarrollo Organizacional

 

Noticias relacionadas:

 



Avatar
Author: ACTUARIA
Gestionamos servicios actuariales y de consultoría empresarial, en base a estándares de calidad y en forma oportuna, mejorando continuamente nuestros procesos, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.